viernes, 7 de octubre de 2016

Madrid en blanco



MADRID EN BLANCO


Madrid se oculta
bajo el blando resplandor
de su escritura invernal

Como buen gato que es
se regocija desenhebrando
el estambre del tiempo
afilándose las uñas
en el espiral de las horas

Madrid en blanco
desdiciendo sus árboles
en un lenguaje incierto
sepultándose en la gangrena
de un glaciar vertical y movedizo

Convídame de tu coro
de insectos níveos
Que tu alma llueva en la mía
derritiendo mis demonios
haciendo de mi piel
una parvada de sílabas aéreas

Purifícame con el olvido en que te recuerdas
haz que mi corazón no sea más
que un fruto de sangre
derramándose en tu cuerpo

Llena de blancura el veneno
que derramo sobre las huellas del día
Estrangúlame suavemente con los gusanos de tu niebla
Bórrame de mí mismo 
vuélveme blanco
un músculo virginal
un copo que contenga la palpitación del paisaje

Abrázame hasta que mi sombra se congele
hasta que ya no sea sino tu sombra

Y permite que asome la mirada
para ver cómo el sol
derrite mi sepulcro.


(de mi poemario Luz anfibia, Ed. Amargord, España, 2012)


***


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada